Estudios para la preservación de especies

La magnitud de la crisis global de biodiversidad cada vez demanda un mayor involucramiento de todos los sectores de la sociedad, dado el aumento continuo de las amenazas y la necesidad de esfuerzos comunes para enfrentar dicha crisis. Uno de los principales actores necesarios para enfrentar dichos retos son las empresas (privadas y públicas), que tienen responsabilidad directa a partir de sus actividades económicas y otras formas de pasivos ambientales, y así mismo, cuentan con esquemas de sostenibilidad, responsabilidad social y ambiental, y la convicción de su importante papel potencial en la conservación de la biodiversidad.  Así es como Enlaza del Grupo Energía Bogotá, aporta a la conservación del tigrillo lanudo.

 

Leopardus tigrinus

Enlaza del Grupo Energía Bogotá (GEB) y el Proyecto de Conservación de Aguas y Tierras – ProCAT, continúan desarrollando el estudio de distribución, conectividad y redes ecológicas en el marco de la estrategia de preservación del tigrillo lanudo (Leopardus tigrinus) en diferentes municipios de Cundinamarca, área de influencia de los proyectos Norte y Sogamoso de transmisión de energía eléctrica.

Esta estrategia tiene como principal objetivo validar los escenarios planteados para la especie y como base para el diseño de acciones de conservación directas en el territorio. Asimismo, esta aproximación busca priorizar actividades para la preservación de la especie, la recuperación y mantenimiento de las dinámicas de conectividad fundamentada en el manejo adecuado del territorio, mientras se articulan metas de conservación y desarrollo, involucrando a las comunidades.

Es así, como en el último semestre de 2022, se pudieron apreciar los resultados de 100 cámaras de monitoreo dispuestas durante cuatro meses en puntos estratégicos de los proyectos Norte y Sogamoso, en donde se logró el registro de  del tigrillo lanudo, así como otras especies de mamíferos como roedores, ardillas, conejos, zarigüeyas, zorros, entre otros.

4903721afe7a-Foto-2

De igual manera se han desarrollado actividades de sensibilización: “Conociendo al tigrillo lanudo” con las comunidades y autoridades ambientales de Tenjo, Tabio, Subachoque, Zipaquirá, Cogua y Tausa; estas jornadas se han llevado a cabo en mayor medida con niños, jóvenes y adultos abordando aspectos generales sobre el tigrillo como la ecología, el hábitat, las presiones e importancia ecológica.

Para Enlaza y el Grupo Energía Bogotá el medio ambiente y su cuidado son una prioridad, además de un compromiso de todos, por eso, estas acciones se seguirán implementando junto con las comunidades para el beneficio de los ecosistemas y el entorno.

 

Entregamos resultados sobre estudio para la conservación del tigrillo lanudo

Dimos a conocer los resultados de nuestro estudio sobre la distribución, conectividad y redes ecológicas del tigrillo lanudo. Así es como priorizamos actividades para la preservación, recuperación y conservación de esta especie.

Descarga los documentos aquí

 

En busca de monos nocturnos

Sumario | Así aportamos a la conservación de esta especie andina, conocida también por su nombre científico: Aotus lemurinus.

Por Alejandra Pardo, bióloga primatóloga de EIATEC.

En la majestuosa serranía de los Yariguíes, en los municipios de Vélez, Landázuri y San Vicente de Chucurí, una investigación colaborativa entre Enlaza, filial de transmisión del Grupo Energía Bogotá y EIATEC está arrojando luces sobre el misterioso mundo del Aotus lemurinus, conocido como el mico de noche andino o martejas.

La especie, como su nombre lo dice, se caracteriza por su actividad nocturna y se ha convertido en el foco de un apasionante proyecto cuyo objetivo principal es conocer su estado poblacional y establecer las bases sólidas para su conservación en la región. Y la serranía de los Yariguíes, en Colombia, ofrece el escenario perfecto para esta investigación.

El proyecto busca dar luces alrededor de varios aspectos clave de la vida de esta especie, incluyendo su densidad poblacional, sus patrones de migración y movimientos, y la identificación de áreas importantes para cría, reproducción y alimentación.

Durante el último año y medio se han realizado varias salidas en búsqueda de grupos y se ha descrito el lugar donde viven. Una de las preguntas que intentábamos resolver era ¿Cuántos individuos tenemos en el territorio y cómo se componen los grupos? Por medio de recorridos nocturnos empezamos a contarlos y con ayuda de algunos cálculos matemáticos podemos llegar a una respuesta.

Hasta el momento se encontraron doce grupos, entre los que se encuentran grupos familiares de cuatro a cinco individuos, parejas adultas y hasta individuos solitarios. Los datos recopilados mostraron una densidad poblacional que oscilaba entre dos y cinco individuos por kilómetro cuadrado, lo que equivale a un grupo por kilómetro cuadrado. Además, el registro del nacimiento de una cría en el mes de diciembre ofreció un destello de esperanza para la continuidad de la especie.

89e017b4cff5-Foto-1.jpeg

El estudio no se limitó a la estimación de la densidad poblacional, sino que también ha incluido un seguimiento constante de los grupos de Aotus lemurinus. Con ese fin, además de los recorridos nocturnos realizados para estudiar su comportamiento, se instalaron ocho plataformas cebadas con frutas, con dos cámaras trampas por plataforma, lo que permitió un seguimiento constante de la población de primates.

Además, se llevaron a cabo seguimientos y observaciones a tres grupos de esta especie, en los municipios de Vélez y Landázuri. Este estudio no solo nos ha permitido conocer el hogar del mico andino, también nos ofreció información adicional sobre el entorno y las especies con las que comparte su hábitat y brinda información de la comunidad de mastofauna, es decir, de las especies de mamíferos presentes en el área de estudio, entre las que se han reportado el oso hormiguero (Tamandua mexicana), puercoespín (Coendou cf. Quichua), olingo (Bassaricyon alleni), perrito de monte (Potos flavus), rata marta (Caluromys lanatus) y perica o perezoso (Choloepus hoffmanni).

Este proyecto no solo se enfoca en la preservación del Aotus lemurinus sino que también busca activamente la restauración y conectividad en el territorio e integrar las metas de conservación con el desarrollo sostenible, siendo indispensable la participación activa de las comunidades locales, ya que todos desempeñan un papel fundamental en la preservación de esta especie y su hábitat.

 

Enlaza continúa avanzando con el estudio del mono nocturno

Jueves, 09 de Mayo de 2024

SUMARIO | Enlaza continúa el estudio del mono nocturno (Aotus lemurinus) en la Serranía de los Yariguíes (Santander), área de influencia del proyecto de transmisión de energía eléctrica Sogamoso. Esta es una especie catalogada como vulnerable, que enfrenta numerosas amenazas en su hábitat.

Desde el año 2022, el Grupo Energía Bogotá (GEB), a través de su filial Enlaza, ha estado inmerso en un ambicioso proyecto de estudio y conservación del mono nocturno (Aotus lemurinus), especie vulnerable según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Este esfuerzo se centra en el área de influencia del proyecto de transmisión de energía eléctrica Sogamoso, situado en la majestuosa Serranía de los Yariguíes, en el departamento de Santander.

Durante dos años, la compañía ha llevado a cabo investigaciones exhaustivas, divididas en dos etapas principales. La primera, enfocada en el análisis de la densidad poblacional del mono nocturno, en polígonos definidos dentro de la Serranía. Y en la segunda etapa, mediante la recopilación de datos cruciales sobre el hábitat, la dieta, las actividades y los comportamientos de esta especie en el área.

En colaboración con el aliado EIATEC, empresa encargada de la implementación del monitoreo, fueron establecidas metodologías precisas para llevar a cabo el estudio. Además, se hicieron acercamientos con las comunidades locales para concientizar sobre la importancia de conservar esta especie única.

Uno de los desafíos más significativos para los investigadores tiene que ver con el hecho de tratarse del monitoreo de una especie con hábitos nocturnos. Por ello, fueron implementadas técnicas específicas, como el seguimiento constante de la especie en vida silvestre, tanto diurno como nocturno; la instalación de cámaras trampa en plataformas elevadas, y la estimación de densidad poblacional mediante transectos o muestreo caracterizado por la toma de datos en determinados recorridos prefijados.

Como resultado, se han registrado más de 830 avistamientos de fauna arborícola, de los cuales más de 400 corresponden al mono nocturno. Además, se identificaron aproximadamente 16 especies de plantas consumidas por el animal, lo que proporciona valiosa información sobre su estado poblacional y la disponibilidad de alimentos en su hábitat. Esta información permitirá conocer posibles especies para acciones de reforestación, que complementen y enriquezcan el hábitat y, por consiguiente, permitir la recuperación de las poblaciones del mono.

El estudio también ha revelado aspectos ecológicos relevantes, como rutas de movilización, periodos reproductivos comportamientos grupales. Como una medida adicional, se están instalando collares de telemetría diseñados específicamente para el mono nocturno, lo que proporcionará datos detallados sobre su rango de acción y densidad poblacional en la región.

La empresa de transmisión de energía eléctrica del GEB mantiene entonces, firme, su compromiso con la conservación de la biodiversidad en las áreas donde opera. Por tanto, una vez concluida esta fase inicial de monitoreo, planea liderar una segunda etapa, que incluirá la ampliación del estudio a otras especies del género Aotus y la implementación de acciones específicas para su conservación. Se priorizará asimismo el trabajo participativo con las comunidades locales, para garantizar el éxito de estas iniciativas de conservación.

El estudio no solo representa un esfuerzo por proteger una especie en peligro, sino también un compromiso con el equilibrio ecológico y el bienestar de las comunidades que comparten su entorno con estas criaturas fascinantes. Enlaza continúa así liderando el camino hacia un futuro donde la convivencia armoniosa entre el hombre, la naturaleza y la infraestructura de energía eléctrica confirme sus bondades y demuestre que es posible.